Nadie nace odiando

Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, su procedencia o su religión. El odio se aprende, y si es posible aprender a odiar, es posible aprender a amar.

He luchado contra la dominación blanca y contra la dominación negra. He mantenido vivo mi ideal de una sociedad democrática y libre en la cual todas las personas vivan juntas en armonía y con iguales oportunidades. Es un ideal por el que yo vivo y espero conseguir.

Cuando salí de la celda y me dirigía hacia la puerta tras la que se hallaba la libertad, sabía que, si no dejaba allí mi amargura y mi odio, debería permanecer todavía en la prisión.

Nelson Mandela