Ética para la acción

© Carta de la Tierra Internacional
Imagen: © Carta de la Tierra Internacional

La ética puesta en acción nos invita a vivir de un modo consciente, a pesar de estar transitando por uno de los momentos más difíciles de la historia de la humanidad. Se trata de dar la espalda al miedo y a la incertidumbre y volver a nuestro centro.

La ética en acción practicada como un ejercicio saludable y emotivo que nos permita no perder la fe en el ser humano y posibilitar que el lento motor de la voluntad se active con la ilusión y la esperanza.

Alinearnos con nuestros valores internos y nuestra solidaridad externa, con la creatividad que nos adorna como seres inteligentes y vivos. La salida es hacia adentro.

Explorar la relación con nosotros mismos y con el otro para caminar juntos hacia un futuro justo, solidario, sostenible y pacífico.

En el pasado siglo, la poesía de Mario Benedetti ya nos alentaba a buscar un Camino Común:

¿Qué pasaría…?

¿Qué pasaría si un día
despertamos dándonos
cuenta de que somos mayoría?

¿Qué pasaría si de pronto
una injusticia, sólo una,
es repudiada por todos,
todos los que somos, todos,
no unos, no algunos, sino todos?

¿Qué pasaría si en vez de
seguir divididos nos
multiplicamos, nos sumamos
y restamos al enemigo que
interrumpe nuestro paso?

¿Qué pasaría si nos
organizáramos y al mismo
tiempo enfrentáramos
sin armas, en silencio,
en multitudes, en millones de
miradas la cara de los
opresores, sin vivas,
sin aplausos, sin sonrisas,
sin palmadas en los hombros,
sin cánticos partidistas,
sin cánticos?

¿Qué pasaría si yo pidiese
por ti que estás tan lejos,
y tú por mí que estoy tan lejos, y ambos por
los otros que están muy
lejos y los otros por
nosotros aunque estemos lejos?

¿Qué pasaría si el grito
de un continente fuese
el grito de todos los continentes?

¿Qué pasaría si pusiésemos
el cuerpo en vez de lamentarnos?

¿Qué pasaría si rompemos
las fronteras y avanzamos
y avanzamos y avanzamos
y avanzamos?

¿Qué pasaría si quemamos
todas las banderas para
tener sólo una, la nuestra,
la de todos, o mejor
ninguna porque no
la necesitamos?

¿Qué pasaría si de pronto
dejamos de ser patriotas para
ser humanos?

No sé… me pregunto yo:

¿Qué pasaría…?

Texto: Pepa Carrillo.