Cultivar forraje en pleno desierto

Un ingeniero saharaui inventa un mecanismo para cultivar en la arena y alimentar a los animales. Los refugiados tienen así más leche y carne.

Cuando se piensa en la necesidad de cultivar alimentos para animales o personas, el desierto del Sáhara no es el primer lugar que viene a la mente. Pero quizá sea precisamente ahí donde ese tipo de actividad sea más necesaria. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la prevalencia de la subalimentación en África pasó de un 20,8% en 2015 a un 22,7% en 2016, y afecta a 224 millones de personas en todo el continente. En los campos de refugiados del Sáhara Occidental, que albergan a más de 173.000 personas que huyeron de territorios en disputa hace 35 años, las cifras son aún más alarmantes: la tasa de desnutrición alcanza el 40%, algo que afecta principalmente a niños, según la Media Luna Roja. […]

Clic aquí para acceder a la noticia completa.