¿Cerramos la puerta, o la abrimos completamente?

La Carta de la Tierra nos ayuda a estar siempre conscientes de que no existen los términos “nosotros” y “ellos”, que mientras trabajemos día y noche para erradicar la pobreza de los demás, también lo hacemos por nosotros mismos, como un todo.

Lo que se necesita desesperadamente es el fortalecimiento de la compasión y la esperanza.

Comparto mi propia lección: la experiencia de un bebé judío en busca de refugio. El hombre de la resistencia que me cargaba dentro de una maleta llena de agujeros tocó a la puerta. Ria y Bertus van der Kemp abrieron la puerta. En una fracción de segundo, debían elegir si cuidar de este bebé judío, con todos los riesgos que ello implicaba en una Alemania nazi, o si cerrar la puerta. Al abrir la puerta de par en par me dieron la vida.

Cada vez con mayor frecuencia me veo a mí mismo y a todos vosotros sosteniendo con la mano el pomo de la puerta. La puerta está abierta. ¿Abrimos la puerta o la cerramos? Millones y millones de niños con carencia desesperada nos miran fijamente con ojitos asustados. ¿Cerramos la puerta, o la abrimos completamente?

– Awraham Soetendorp