En la Encíclica sobre ambiente que acaba de publicar el Papa Francisco (Laudato Si), hace una referencia directa de la Carta de la Tierra.