Firma de adhesión de la UNED a la “Carta de la Tierra”.

El documento, fue rubricado por Alejandro Tiana, rector de la UNED, y como Testigos de Honor por, Federico Mayor Zaragoza, presidente de la Fundación Cultura de Paz, Juan María Alzina de Aguilar, secretario general de la Comisión Española de Cooperación con la UNESCO, y María José Carrillo, presidenta de la Fundación Valores y la Catedrática de la UNED, María Novo.

El acto celebrado en el Salón de Actos de la Facultad de Educación de la UNED, en Madrid, estuvo presidido por Alejandro Tiana Ferrer, rector de la UNED, Federico Mayor Zaragoza, presidente de la Fundación Cultura de Paz, Esther Souto Galván, vicerrectora de Investigación e Internacionalización de la UNED, Juan María Alzina de Aguilar, secretario general de la Comisión Española de Cooperación con la UNESCO, María José Carrillo, presidenta de la Fundación Valores, María Novo, titular de la Cátedra UNESCO de Educación Ambiental y Desarrollo Sostenible de la UNED y José Luis García Llamas, decano de la Facultad de Educación de la UNED.

acto-uned

La adhesión de la UNED, a la “Carta de la Tierra”, se fundamentó en la trascendencia razonada de su significado. Se plasmó en los puntos que Alejandro Tiana, rector de la UNED rubricó como un compromiso de esta institución educativa, que asume, que:

“La Carta de la Tierra es una declaración de principios fundamentales para la construcción de la comunidad del Siglo XXI. Se basa en las ideas de interdependencia, responsabilidad compartida y sostenibilidad de las formas de vida humana sobre el planeta. Su objetivo es establecer una ética ecológica y social que contribuya a crear una sociedad mundial más equilibrada ecológicamente y más equitativa socialmente…ct-uned

 

En la suma de esfuerzos por un mundo mejor, la UNED se declara: Preocupada, por los avances hacia un mejor futuro común, en el que la protección ambiental y el desarrollo sostenible de los pueblos pueda darse bajo principios éticos que garanticen una convivencia armónica de los seres humanos y los pueblos entre sí y de toda la humanidad con la naturaleza. Teniendo en cuenta, que la Carta de la Tierra presenta un planteamiento holístico y coherente para responder a los problemas interconectados a los que se enfrenta la comunidad mundial. Considerando, que la Carta de la Tierra es una declaración que promueve el respeto y la responsabilidad para con todos los seres vivos, así como la integridad ecológica, la justicia social y económica, la democracia, la no violencia y la paz. Reconociendo, que la Carta de la Tierra es el resultado de un proceso de consulta multicultural e intersectorial llevado a cabo durante las últimas décadas que resume los valores y principios fundamentales para la sostenibilidad de nuestras formas de vida. Resuelve adherirse y avalar formalmente la Carta de la Tierra, reconociendo que la misma constituye un importante referente ético para el desarrollo sostenible” Nos comprometemos, a utilizarla como guía y marco ético para la toma de decisiones, en el desarrollo de planes y políticas y como instrumento educativo para el desarrollo sostenible, bajo la visión y las metas del documento que buscan un mundo justo, atento a los valores de la Tierra y a la paz y no violencia”.

Aportaciones

maria-novoMaría Novo, titular de la Cátedra UNESCO de Educación Ambiental y Desarrollo Sostenible de la UNED agradeció “la acogida que ha tenido la propuesta que hizo nuestra Cátedra, para que la UNED se adhiriese a la Carta de la Tierra, y la también cálida acogida de los miembros de la mesa que no son de la UNED, Federico Mayor Zaragoza, como uno de los impulsores de esta carta, Juan María Alzina y María José Carrillo”.

La profesora Novo, se refirió a los orígenes de la Carta de la Tierra, “en 1992, cuando se celebró en Rio de Janeiro, la primera Gran Cumbre Mundial sobre la tierra y el Foro Global” y destacó “que el escenario que tenemos en la actualidad, no es muy alentador, los políticos han estado negando sistemáticamente la evidencia que los científicos presentaban, sobre el deterioro de la biodiversidad, climático… medioambiental. No han escuchado las voces que advertían del rumbo arriesgado y equivocado que estaban tomando nuestras sociedades… pero felizmente la sociedad civil, ha sido más sensible, más receptiva y han surgido núcleos de lucidez, ecologistas, educadores ambientales, comunidades científicas que han mantenido vivo el pulso de trabajar frente a la depredación y trabajar por un presente y un futuro mejor para nuestras futuras generaciones. Por eso, hoy, es un día de fiesta para nosotros, porque al asumir la UNED esta Carta de la Tierra, asume los principios que la inspiran y nos compromete como institución, pero también nos compromete a cada uno de nosotros como miembros de esta institución. Adquirimos un compromiso muy importante, porque están en juego la supervivencia de nuestras formas de vida. Se ha perdido mucho tiempo y queda mucho camino por recorrer…yo les invito a recorrerlo”.

María José Carrillo, presidenta de la Fundación Valores, definió la Carta de la Tierra, como “un documento nada difícil de digerir, es un mj-carrillodocumento redactado desde el pueblo. Es un proceso que moviliza a la persona, que invita al ser humano a crear una red civil global que haga posible que mucha gente pequeña, haciendo cosas pequeñas, en muchos sitios pequeños, estén cambiando el mundo. Hoy por hoy, nadie, ninguno de nosotros, puede permanecer ajeno a la necesidad imperiosa de ponernos en marcha. Fundación Valores, es una Fundación pequeña, que se enamoró hace mucho de la Carta de la Tierra y que pensó que reunía todos los requisitos para ser nuestra bandera, una bandera que pretendía emocionar y activar al ser humano. Nosotros nos planteamos, educar en valores. Trabajamos con niños, porque ellos están ‘limpios’ y les enseñamos la importancia del aire, del agua, de la tierra… ya no tenemos tiempo para mirar a otro lado. La figura de la madre, es fundamental como primera educadora, su papel es esencial, debe enseñar a sus hijos a consumir moderadamente porque el ser humano ha perdido de vista lo sencillo, lo esencial…el futuro sostenible. Y el futuro sostenible, es una pirámide integrada por la sociedad, el medioambiente y la economía. Pero la base de la pirámide, es la educación. Por eso, les invito a adherirse a la Carta de la Tierra, porque es un compromiso por el cambio, por las actitudes y por los comportamientos”.

myriamMyriam Vilela, directora Internacional de la Carta de la Tierra, de la Universidad de Costa Rica, dejó patente su presencia a través de un video, en el que quiso destacar “lo significativo de un acto como el que están celebrando en la UNED. La iniciativa de la Carta de la Tierra, es un movimiento global que busca promover la profundización y la expansión de una nueva conciencia global basada en la conciencia de que somos una sola comunidad en la tierra, pudiendo afirmar que esta visión es parte de un nuevo renacimiento que está surgiendo…un cambio histórico y profundo de mentalidad, respecto a nuestras relaciones entre seres humanos y nuestra relación con el gran mundo, o la comunidad, como articula la Carta de la Tierra. En este sentido, saber que la UNED, no solo avala y se adhiere a la Carta, sino que propone utilizarla como referente ético, cómo un instrumento para promover el diálogo sobre los valores y los principios que nos deben guiar hacia la construcción de sociedades más justas, sostenibles y pacíficas. Esto, me alegra sobre todo por el respeto que la UNED tiene, como institución académica que busca siempre estar en la vanguardia de nuevas ideas y cambios”.

Federico Mayor Zaragoza, presidente de la Fundación Cultura de Paz no defraudó, claro, contundente y directo, puso de relieve, “la importancia fco-mayorde los pedagogos que no confunden, la educación con la capacitación, que no confunden la información, con el noticiero, que saben que educación es, lo que apunta el Artículo Primero de la Constitución de la UNESCO: ‘los educados, son los que son libres y responsables’… Esos, son los educados, los que son capaces de ejercer plenamente las facultades distintivas del ser humano…pensar, crear… podemos inventar, crear un futuro distinto. El pasado está escrito, pero el futuro está por escribir y lo podemos escribir de manera distinta. Debemos actuar porque, o actuamos en el momento en que todavía es posible, o podemos llegar a puntos irreversibles. Tenemos que preguntarnos ¿qué dejamos a nuestros hijos? Debemos tener tiempo para cambiar, porque si no llegaremos a puntos de no retorno y puede ser un fracaso total. Tenemos que evitar que nuestros descendientes se encuentren con una habitabilidad de la tierra, totalmente deteriorada. Valores y acción, esa es la actuación… implicación. No podemos ser solo observadores, debemos ser actores”.

Federico Mayor Zaragoza, finalizó haciendo referencia al Preámbulo de la Carta de la Tierra “Estamos en un momento crítico de la historia de la tierra, en la que la humanidad, debe decidir su futuro…”

No podemos consentir, finalizó Mayor Zaragoza, “ese horror que produce el mirar a los ojos de esos niños, que están detrás de las alambradas. Cuando yo les miro a los ojos pienso, siembra odio y recogerás terroristas…siembra odio y recogerás violencia”.

Comunicado completo

Puede ver la página completa de comunicación de la UNED en este enlace.